La luz de cualquier día

La luz del día nos atrapó,
en ésta jaula de grillos.
Todo el mundo gritando
corriendo por los pasillos.


El resplandor sobre el asfalto,
un desnudo en mi cuarto.
Una pose perdida
entre brochas y arcilla.

La luz del día nos atrapó,
en ésta jaula maldita
Todo el mundo gritando
por vivir sólo su vida.


La luz del día nos atrapó
entre marañas de hilos
entre las sábanas nuevas
entre las velas... multicolor.


Y un sendero hasta ti,
y otro a mi habitación.


3 comentarios:

MâKtü[b] dijo...

"La luz del día nos atrapó
y la yema de unos dedos
me señaló cada color
que alteraban la frecuencia
constante de tu habitación"

Click!

Mi otra realidad dijo...

que decirte que me ha gustado mucho!!! y que ha donde ira mañana la luz del nuevo día...

aLba * dijo...

dos caminos que se juntan..