... no vale nada, pero no doy más... hoy

Un tren descarriado, sobre las vías de acero. 
Las traviesas sueltas volaron lejos cansadas de tanto esperar un billete de asiento libre en cualquier vagón, turista o preferente, polizón entre maletas, un lugar para descarriar lejos de allí. Semáforos bicolor de advertencia y paso libre para desfogarnos en la noche del accidente. Lejos de cualquier alegoría a la divina comedia... no sufrimos los círculos de Dante y huímos en busca del atajo de las traviesas voladoras. Los esponjosos labios marcarán el camino hacia ningún lugar vacío, hacia ningún lugar sin ti. Riesgos entrevías, despedidas, salidas y alegrías, penas tramos locos y otros roto, perros viejos callejeros, avispas sin consuelo de veneno autoinmutado, no es escritura legible o comprensible, más bien alzada del suelo y elevada sin altar. 

5 comentarios:

aLba (*) dijo...

hacia ningún lugar sin ti .... :)

n., dijo...

"Lejos de cualquier alegoría a la divina comedia... no sufrimos los círculos de Dante y huímos en busca del atajo de las traviesas voladoras."

Me gustó eso.

n., dijo...

Es bueno leerte, cerkadelmar..,
No dejes de escribir.

pasajera dijo...

me alegra volver a leerte, sigue, please :-)

MâKtü[b] dijo...

Todos buscamos en algun momento apartarnos de ese camino que la propia rutina nos marca, buscamos vias de escape, escarrilarnos de la hilera y conducir libre nuestro propio vagon...

¿xq nos cuesta tanto conseguirlo?
eso ya no lo puedo responder yo...